Para fomentar la devoción a San Judas Tadeo, "Patrón de los Casos Difíciles," y proveer fondos para la educación y formación de estudiantes dignos para el Sacerdocio y la Hermandad Dominica.

Historia de San Judas

UNA BREVE BIOGRAFIA

Después de la muerte y resurrección de Jesús, San Judas, el hermano de Santiago el menor, y primo de Cristo, viajó a lo largo de Mesopotamia por un período de diez años, predicando y convirtiendo a muchos al Cristianismo.

La tradición nos dice que fue golpeado hasta morir martirizado y luego su cabeza fue destruida con una gran hacha. En algún momento  después de su muerte, el cuerpo de Judas fue traido a Roma y colocado en una cripta en la Basílica de San Pedro.

Nada da a conocer mejor a una persona, si no la manera en que esa persona se refiere a sí mismo. Pocas cosas pueden aclaramos mejor lo que uno es, como el título o el nombre por el que quiere ser conocido. San Judas Tadeo se identifica a sí mismo en SU EPISTOLA como: (1) Siervo de Jesucristo y (2) Hermano de Santiago.

Siervo de Jesucristo
San Judas creyó siempre que su único objetivo en la vida era entregarse completamente al servicio de Jesucristo. Esa entrega total de sí mismo al Maestro, le mereció, como premio, la corona del martirio. Cuando San Judas se dirige a los fieles Cristianos, lo hace como a compañeros también llamados, amados y protegidos por Jesucristo. Ahora bien, cuando una persona es llamada o invitada a hacer algo, puede ser de tres maneras:   a) Para hacerse cargo de un puesto, de una responsabilidad, o de una obligación; b) Para asistir a una reunión, o a una fiesta social; c) Para dar cuenta de si mismo, o de sus acciones. San Judas nos dice que él fue llamado para ser APOSTOL, y que esto le llenó de alegria y a la vez de responsabilidad, porque tenía muy en cuenta las palabras de Jesucristo "A quien mucho se le da, se le pedirá cuenta de mucho". San Judas, estuvo siempre dispuesto a dar cuenta de sí mismo.

Como San Judas, todos los cristianos somos llamados a seguir a Jesucristo, junto con el gozo de ese llamado especial, tenemos también tenemos la gran responsabilidad de corresponder a tan sublime llamamiento y de estar dispuestos en todo momento a dar cuenta de los talentos o gracias que Dios nos ha dado.

A medida que aumenta el conocimiento del amor de Dios hacía nosotros, así cambia también la psicología del cristiano con respecto a su modo de corresponder a Dios, amándole más y sirviéndole mejor, no por temor, sino por amor. San Judas estaba muy compenetrado en esta doctrina. La mejor manera de mostrarnos su amor fué cuando Dios nos envió a su único Hijo y Salvador nuestro, para redimirnos, prueba que convenció a San Judas de que Dios es nuestro Padre y que desea que sus hijos participen de Su vida divina lo mas íntimamente posible.

Al decirnos San Judas que el cristiano es aquel a quien Cristo protege, nos da a entender que el cristiano nunca está solo. Cristo, dice San Judas, está siempre vigilando a sus criaturas protegiéndolas cada vez que alguna preocupación, desesperación o desilusión los agobia en el quehacer diario.

Parece que San Judas se está referiendose a si mismo y a todos los seguidores de Jesucristo, al dirigir su carta "a los amados de Dios Padre, llamados y protegidos por Cristo Jesús" (Judas 1, 1).

Hermano de Santiago el Menor
Santiago el Menor y San Judas estaban emparentados con nuestro Señor Jesucristo. Se les llama "hermanos" de Nuestro Señor; pero hay que tener en cuenta que esta palabra hermano en arameo, como en hebreo y otras lenguas orientales, aún modernas, como en los dialectos filipinos, por ejemplo, se aplica a primos, así como a otros familiares y aun, por cortesía, a personas con quienes no se tiene ningún parentesco.

En las Sagradas Escrituras vemos la palabra "hermano" en un sentido muy amplio. Por ejemplo, se le llama hermano de Abraham, siendo así que no era mas que su sobrino. Labán es llamado también hermano de Jacob cuando en realidad era solamente tío de Jacob. A los hijos de Oziel y Aarón, así como los hijos de Cis y las Hijas de Eleazar, se les llama hermanos y solo eran primos entre sí.

Sabemos que La Virgen María solamente tuvo un hijo, Jesús. Estos dos Apóstoles, Santiago y Judas, eran probablemente hijos de Cleofás y de otra María, hermana de la Santísima Virgen; por lo tanto, Santiago y Judas eran primos hermanos de nuestro Señor, y sobrinos de nuestra Señora, la Virgen María.

Santiago el Menor es más conocido que Judas su hermano, porque fué el primer Obispo de Jerusalén y el primer Apostol que sufrió el martirio. No hay que extrañarse, pues, que Santiago escribiera en su carta: "Tened, hermanos míos, por objeto de sumo gozo el veros rodeados de varias tribulaciones. Bienaventurado el hombre que soporta la tentación, pues después de haber sido probado, recibirá la corona de la vida que Dios le ha prometido (Santiago 1, 2-11).

San Judas es conocido con TRES nombres. Como su nombre es igual al de Judas Iscariote, el traidor, cuando se habla de nuestro Santo, se hace de una manera negativa: Judas, (no EL ISCARIOTE). Así el Evangelista, San Juan, al narrar lo ocurrido en la última Cena, se expresa asi: "Dijole Judas (no EL ISCARIOTE): "Señor, qué motivo hay para que te manifiestes a nosotros y no a todo el mundo," (Juan 14:22)

El Señor respondió a Judas que cuando nuestro amor se cristalice en la obediencia a Sus mandamientos, entonces Dios habitará en nosotros para hacer Su voluntad.

En el Evangelio de San Mateo, escrito en hebreo y conservado en griego, la versión auténtica de la Vulgata que la Iglesia usara como auténtica, se da a San Judas el nombre de TADEO.

P.O. Box 15368, 2390 Bush Street, San Francisco, CA 94115-0368
tel 415.931.5919 fax 415.593.0350 info@stjude-shrine.org